INFILTRACIONES, NO ES UNA PELÍCULA DE ESPÍAS

INFILTRACIONES, NO ES UNA PELÍCULA DE ESPÍAS

Una de las terapias invasivas de elección en procesos dolorosos y/o inflamatorios es el empleo de la infiltración.

Ésta consiste en la inoculación local de productos medicamentosos, normalmente mezclados, en el origen de la molestia. Éstas pueden ser en una articulación sinovial, de la bolsa serosa o de la vaina tendinosa, sin embargo, la infiltración al tratarse de una terapia invasiva no está exenta de riesgos aun cuando se realiza con una correcta indicación y su ejecución es precisa.

Como decíamos la infiltración bien sea intraarticular o extraarticular, puede comportar ciertos riesgos como que una pequeña porción del producto pase al torrente sanguíneo provocando efectos no deseados o que, como en el caso de los corticoides, degraden tejidos que queremos conservar. Es por tanto esencial disponer de un conocimiento anatómico de las articulaciones y tejidos blandos, especialmente de los adyacentes que pueden verse afectadas por su proximidad.

Para ello el especialista valorará el caso de forma individual, valorará alternativas y aplicará aquello que resulte menos lesivo y ofrezca mayores opciones de resolución.

En los casos de aplicar terapias cruentas es obligatorio que el profesional ofrezca un modelo de consentimiento en el cual se especifiquen la técnica, efectos secundarios, etc. Antes de realizar nada el paciente debe firmarlo para que quede constancia de que ha sido debidamente informado del procedimiento.

OBJETIVOS

La indicación principal una vez se han descartado las alternativas es la intensidad del dolor, especialmente el que está asociado a la inflamación y la impotencia funcional.

Eliminar por tanto la posibilidad de tener que recurrir a tratamientos más agresivos, lo que resulta de ayuda la aplicación de ácido hialurónico para el tratamiento de determinadas lesiones condrales.

INDICACIONES

Artrosis, artritis no infecciosas, capsulitis, bursitis, fascitis, etc.

CONTRAINDICACIONES

En cualquier proceso infeccioso como por ejemplo las artritis infecciosas para infiltraciones intraarticulares.

La infiltración constituye en sí misma una herramienta terapéutica más que no necesariamente debe considerarse como de elección en primera instancia. La indicación correcta es lo que ofrecerá mayores posibilidades de éxito en la resolución del caso.

,
2018-07-20T12:02:14+00:00 20 julio 2018|