Sentir hormigueo en los dedos y detectar un color blanquecino puede ser síntoma de problemas de salud en los pies

Sentir hormigueo en los dedos y detectar un color blanquecino puede ser síntoma de problemas de salud en los pies

  • El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana ha destacado que estos síntomas pueden asociarse simplemente al frío y, sin embargo, ser la expresión de la enfermedad de Raynaud.
  • Esta patología produce una vasoconstricción de los vasos sanguíneos que puede ser especialmente grave en el caso de pacientes diabéticos en los que, en casos extremos, puede causar la amputación de los miembros inferiores.

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha informado de que en invierno es esencial un cuidado exhaustivo de los pies y realizar una revisión por un podólogo para garantizar su correcto estado de salud.

Muchas personas con la llegada del frío piensan que es normal que los dedos estén más blanquecinos o sentir cierto adormecimiento de los miembros inferiores por las bajas temperaturas. Sin embargo, esto debe ser revisado por un podólogo porque pueden ser síntoma de alguna patología como la enfermedad de Raynaud”, ha declarado la presidenta del ICOPCV, Maite García.

La enfermedad de Raynaud se caracteriza precisamente, por un cambio de color en los dedos que pueden parecer más blanquecinos o amoratados y hormigueo en los dedos. Se trata de una patología de los vasos sanguíneos que se produce por una vasoconstricción de los mismos. Debido a que se estrecha el diámetro de los vasos sanguíneos, en las zonas distales de los dedos, tanto de manos como de pies, no llega bien la sangre y puede producir dolor. Además, ésta se agrava con el frío porque incrementa también la disminución del calibre de los vasos sanguíneos por contracción de las fibras musculares.

Para evitarlo, se recomienda hacer ejercicios que faciliten la circulación de la sangre, frotar los dedos para activarla y utilizar calcetines de lana que ofrezcan un calor natural a los pies e impriman la calidez que necesitan los dedos.

En el caso de los pacientes diabéticos, esta enfermedad puede ser especialmente grave porque como éstos suelen padecer neuropatías periféricas, que dan lugar a una disminución de la sensibilidad en los pies, pueden provocar úlceras que tardan más en curar por las deficiencias circulatorias que tienen estos pacientes y pueden llegar a causar amputaciones de dedos.

Más información:
Patricia Berzosa
(Gabinete de Prensa ICOPCV)
Telf. 658 810 015 ; prensa@icopcv.org

2018-12-18T19:52:39+00:00 18 diciembre 2018|