Sabañones y problemas circulatorios, principales problemas de los pies de los mayores en invierno

Sabañones y problemas circulatorios, principales problemas de los pies de los mayores en invierno

  • El ICOPCV ha afirmado que debido a que suelen sufrir una reducción de la sensibilidad en los pues, también se distorsiona su sensación térmica.
  • Escoger adecuadamente el calzado para que confiera seguridad al caminar, mantenga la temperatura del pie, que sea antideslizante, utilizar calcetines de fibras naturales y evitar las fuentes de calor directas, son algunas recomendaciones fundamentales.

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha informado de que los sabañones y los problemas circulatorios son dolencias que afectan especialmente a las personas mayores durante el invierno.

Debido a que es habitual que en edades avanzadas se sufra una importante reducción de la sensibilidad en los pies (neuropatías), también se distorsiona su sensación térmica. Esto hace que sea fundamental seguir unas pautas de cuidado específicas que promuevan la salud de sus pies que, a su vez, tenerlos sanos incrementarán su calidad de vida.

Tenemos que tener en cuenta que la aparición de patologías en esta zona puede provocar molestias al caminar que, si no se solucionan, van disminuyendo su movilidad y con ello su independencia”, ha explicado Maite García, presidenta del ICOPCV.

Los podólogos recomiendan, además de que los pies de las personas mayores sean revisados periódicamente por un profesional para tratar cualquier alteración con la máxima celeridad posible, que en invierno se instalen en habitaciones caldeadas y que utilicen calcetines de fibras naturales que mantengan el calor para evitar la aparición de los dolorosos sabañones, una de las dolencias más comunes en el invierno. Se trata de una lesión dérmica que se produce por una vasoconstricción prolongada y que deriva en hipoxemia (disminución de la presión parcial de oxígeno en la sangre arterial) e inflamación de las paredes vasculares.

Además, es muy importante que caminen y así evitar que los pies estén inmovilizados para activar la circulación de la sangre y que no se produzca un enfriamiento de los miembros inferiores. Si se está mucho tiempo sentado, es aconsejable masajear los pies periódicamente y realizar ejercicios específicos con ellos para mejorar la circulación y mantener una temperatura adecuada. Si se detectara amoratamiento o cambio de color en uñas o piel, es fundamental acudir rápidamente al podólogo”, ha explicado la presidenta del ICOPCV.

Otras recomendaciones son evitar ponerse cerca de fuentes de calor directa que perjudicarían a su circulación, se aconseja utilizar medias y calcetines que no presionen para favorecer la circulación, evitar utilizarlos de materiales sintéticos y escoger un calzado adecuado que mantenga la función del pie, que se adapte perfectamente a éste y que sea seguro. También es útil la utilización de cremas específicas que preparen la piel para las agresiones del frío, reparen las grietas y normalicen la estructura de la epidermis.

2019-12-16T13:51:23+00:00 10 diciembre 2019|