Los podólogos aconsejan a los peregrinos adaptar la ruta y reducir recorrido cuando aparecen ampollas en los pies, tendinitis o dolores musculares