Lesiones en el tobillo, microtraumatismos en uñas y ampollas, consecuencias de utilizar un calzado de montaña inadecuado

Lesiones en el tobillo, microtraumatismos en uñas y ampollas, consecuencias de utilizar un calzado de montaña inadecuado

  • El Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana ha resaltado que con la crisis del Covid-19 se han incrementado las rutas por la montaña y la mala elección del calzado está generando patologías evitables.
  • El ICOPCV ha creado un decálogo con 10 recomendaciones para escoger correctamente el calzado de montaña.
  • La bota de montaña debe ser ligera, con flexibilidad en la puntera, transpirable, con suela antideslizante y que confiera buen agarre y la caña ha de seleccionarse en función de los antecedentes de lesiones en los tobillos y la actividad que se realizará.

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha destacado que este año, con la crisis sanitaria que vivimos debido al COVID-19, se han incrementado las rutas por la montaña y las actividades al aire libre en general. En este contexto, han señalado que es muy importante prestar atención a los pies y escoger un calzado adecuado porque utilizar un calzado inapropiado está incrementando el número de dolencias que podrían evitarse.

Las afecciones más comunes son la aparición de ampollas, lesiones en los tobillos y los microtraumatismos en las uñas, entre otras.

En este sentido, desde el ICOPCV se ha creado un decálogo con 10 recomendaciones para escoger adecuadamente el calzado de montaña:

  1. La suela.- ésta debe ser antideslizante y con tacos, para que tenga un buen agarre al terreno, lo que es especialmente beneficioso en las subidas y bajadas. Además, debe tener adecuados desplazamientos laterales porque su buena disposición es clave para la evacuación del barro.
  2. Transpirabilidad.- el calzado de montaña tiene que estar confeccionado con un material transpirable que extraiga la humedad del calzado hacia el exterior, manteniendo así el pie seco y evitando la proliferación de hongos o ampollas.
  3. Elección de la caña.- la elección de la caña se realizará en función del deporte que se vaya a practicar y de nuestros antecedentes en lesiones de tobillo. Para senderismo es suficiente media caña, para correr por pista forestal es importante que sea baja y con un calzado con más flexibilidad, para ascender a un pico con nieve se requiere cierta rigidez, una caña más alta y que cuente con elementos para enganchar crampones. En cualquier caso, para prevenir lesiones en el tobillo, se recomienda una caña alta o media.
  4. Atención a la talla y la horma.- elegir una mala talla puede provocar lesiones como microtraumatismos en las uñas durante los descensos. Si el calzado aprieta o molesta en algún punto, significa que se ha escogido una horma inadecuada.
  5. El calzado de montaña debe estar confeccionado en un material flexible en la zona del empeine y tener puntera.
  6. Plantilla de goma eva extraíble.- Esto es muy importante para poder incorporar nuestro tratamiento ortopodológico, si lo necesitamos.
  7. Los cordones deben ser resistentes a la abrasión.
  8. El peso del calzado también es importante, éste debe ser lo más ligero posible.
  9. Antes de comprar el calzado de montaña, probarlo con los calcetines que se utilizarán para garantizar la mejor elección de talla y horma.
  10.  Se recomienda el uso de calcetines de tecnología de fibras huecas porque expulsa la humedad al exterior, mantiene el pie seco y caliente. Además, es aconsejable que las fibras cuenten con materiales antibacterianos y refuerzos en la zona del talón y del arco plantar y que las costuras del calcetín sean imperceptibles.

Desde el ICOPCV se ha recordado que, en caso de duda, el podólogo podrá aconsejar sobre el calzado que más se adapta al pie del paciente en su caso concreto para evitar lesiones o agravamiento de las patologías ya existentes.

 

2020-09-29T10:13:48+00:00 23 septiembre 2020|