La mortalidad tras una amputación por pie diabético supera el 70%, por encima de los cánceres más comunes. El 85% de las amputaciones se podrían evitar con la Podología en la Sanidad Pública

La mortalidad tras una amputación por pie diabético supera el 70%, por encima de los cánceres más comunes. El 85% de las amputaciones se podrían evitar con la Podología en la Sanidad Pública

  • La Federación Española de Diabetes y el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos reclaman la inclusión de la Podología en la Sanidad Pública
  • El 20% de las personas con diabetes están en riesgo de amputación
  • Solo existen profesionales de la Podología dentro del Sistema Público de Salud en Cantabria e Islas Baleares

La Federación Española de Diabetes (FEDE) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos (CGCOP) advierten de que un 20% de las personas que padece diabetes en España sufrirán riesgo de amputación en las extremidades inferiores. Se calcula que hasta un 85% de todas las amputaciones se pueden prevenir fácilmente mediante una buena atención sanitaria y cuidados personales basados en una buena información y atención especializada. La mortalidad tras una amputación por pie diabético supera el 70%, por encima de la de los cánceres más comunes, dato que en un Estado de Bienestar como el español, la administración púbica no debiera obviar. El pie diabético debe considerase un problema grave de salud pública que debe abordarse de inmediato. Por ello, FEDE y el CGCOP han firmado un manifiesto para reclamar la inclusión de la Podología en la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud.

En la actualidad, solo existen profesionales de la Podología dentro del Sistema Público de Salud en Cantabria e Islas Baleares, por lo que no se garantiza el cumplimiento del Artículo 14, de la Constitución Española de 1978, en el que se dispone que “los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Según la Federación Española de Diabetes y el Consejo General de Colegios de Podólogos, el Sistema Nacional de Salud debe garantizar que los pacientes con diabetes tengan acceso a todas las coberturas asistenciales así como el correcto seguimiento y atención de enfermedades crónicas, como es el caso de la diabetes.

Ambas organizaciones entienden que el gran número de patologías del pie, entre las que se incluye el pie diabético, hace necesaria la presencia de profesionales de la Podología en la Sanidad Pública para salvaguardar el derecho a la salud, como recoge el artículo 43 de la Constitución, que establece que “compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios”. Asimismo, en el manifiesto se recoge que “un buen control de la diabetes y el tratamiento preventivo y multidisciplinar del pie diabético es un asunto fundamental que podría evitar miles de amputaciones al año”; y que “mientras que la prevalencia de la enfermedad aumenta, los cuidados de los pies de los pacientes con diabetes cada vez están más desatendidos, lo que genera un enorme gasto al sistema público cuando desencadena la amputación de los miembros inferiores”.

Aureliano Ruiz Salmón, presidente en funciones de la Federación Española de Diabetes, destaca la importancia de este manifiesto, con el que se pretende “concienciar a la administración sobre la necesidad de esta figura profesional, dentro de la Sanidad Pública, ya que así se mejorará la atención sanitaria que reciben las personas con diabetes y evitará la aparición del pie diabético, un problema que, en España, afecta cada año a más de 100.000 personas. Y por lo que respecta a las amputaciones que se producen, hasta un 85% podría prevenirse con más atención y formación a los pacientes con diabetes”.

Para la presidenta del Consejo de Colegios de Podólogos, Elena Carrascosa, la ausencia de profesionales de la Podología en los centros de atención primaria y en los hospitales dificulta la atención, los tratamientos preventivos y el seguimiento de ulceraciones o síntomas que pueden empeorar y convertirse en situaciones complicadas para los pacientes. “En la atención primaria el profesional de la Podología tendría un importante papel en la valoración del pie de riesgo en pacientes con diabetes, así como en su tratamiento y seguimiento”, señala Carrascosa. También se ha demostrado que “en equipos multidisciplinares de atención especializada la figura del podólogo supone una disminución de los tiempos de curación, de hospitalización y descongestión de otros especialistas así como una disminución del gasto farmacéutico”.

Representantes de los pacientes y profesionales sanitarios coincidente en que el paciente y la salvaguardia de su salud y bienestar deben ser el foco sobre el que orientar la toma de decisiones que afecten al sistema sanitario público; y la participación, tanto de los representantes de los pacientes como de los profesionales sanitarios implicados, es indispensable para orientar la política sanitaria y sociosanitaria en su conjunto, para que el sistema opere con eficacia.

Por todo lo anterior, las dos instituciones firmantes de este manifiesto creen que “la incorporación de la Podología dentro de las instituciones sanitarias públicas, no solo cuenta con el respaldo legal preciso sino que resulta exigible”, y desde la Federación Española de Diabetes y el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos se hace un llamamiento a las autoridades sanitarias para que trabajen por el derecho de los pacientes a tener acceso a una Sanidad Pública de calidad que garantice una asistencia sanitaria integral, lo que incluye, la podología.

2020-12-29T12:58:30+00:00 15 diciembre 2020|