¿PORQUÉ NO SON RECOMENDABLES LAS LIMAS DE VENTA DIRECTA PARA NUESTRA PIEL?

¿PORQUÉ NO SON RECOMENDABLES LAS LIMAS DE VENTA DIRECTA PARA NUESTRA PIEL?

Cuando queremos eliminar una zona alterada de la planta de nuestros pies, suele ser debido a vernos una zona blanca o amarillenta de consistencia diferente al resto de la piel del pie, con tendencia rasposa y a menudo, que nos produce dolor.

Esta alteración de la piel suele ser una hiperqueratosis, o comúnmente llamado “callo” o una zona de deshidratación de la piel.

Una queratosis, hiperqueratosis o “callo” es una alteración de la piel en la que se  produce un engrosamiento de la capa córnea de la piel, generalmente, motivada por una agresión externa como podría ser un calzado o por zonas de mucha presión, derivadas de un mal calzado o una mala pisada. Dentro de esta alteración de la piel existen diferentes tipos de queratosis y son definitivamente una alteración de la piel que NO DEBE TRATARSE EN CASA, porque son una patología de la piel. En este caso, deben ser diagnosticadas, para saber el origen del problema y poder dar el tratamiento específico.

Las grietas, que pueden cursar o no con queratosis, son zonas de la piel, normalmente en zonas de roce como los dedos, los talones o los laterales del pie que están básicamente deshidratadas. Al estar constantemente friccionándose con el calzado se produce una alteración de la capa superficial de la piel y sus células “despegadas” de las otras capas, de manera que si no se hidrata, es difícil mantenerlas sanas. Éstas, pueden ser simplemente zonas deshidratadas o pueden esconder enfermedades de la piel como los eccemas, psoriasis o tiñas y en este caso, limar estas zonas es CONTRAPRODUCENTE, de la misma manera que si son zonas deshidratadas, ya que en este segundo caso, también es contraproducente y se debe tratar con cremas, pomadas o ungüentos específicos.

¿En qué lugar quedan las limas caseras?

Los podólogos las vemos en un museo de historia, como recuerdo, simplemente. Cualquier alteración de la piel debe ser examinada y tratada bajo el ojo clínico de un profesional especialista en el pie, un podólogo.

, , ,
2019-05-10T08:39:56+00:00 10 mayo 2019|