LAS ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS Y SU RELACIÓN CON EL PIE

LAS ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS Y SU RELACIÓN CON EL PIE

Las enfermedades neurológicas suponen un reto clínico en las consultas de los especialistas.

La afectación neurológica deriva en una alteración, cuya severidad varía de un caso a otro, de la estática corporal, la marcha y el equilibrio. Las alteraciones biomecánicas derivadas dificultan por tanto actividades cotidianas como subir escaleras, incorporarse tras un periodo de descanso o andar.

De todas las alteraciones neurológicas posibles, la más común probablemente sea la conocida como enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, la cual curso con una deformidad en cavo-varo de los pies asociado a la garra de dedos en niños. Los tratamientos para esta patología suelen ser quirúrgicos, dado que los conservadores en deformidades severas son insuficientes.

El tratamiento quirúrgico se subdivide en tres categorías:

  • Sobre partes blandas. Aplicada cuando la deformidad es flexible.
  • Osteotomías.
  • Estabilización articular. Conocida como doble o triple artrodesis según la bibliografía consultada, consiste en la fijación articular posterior del pie. Este tipo de cirugía considerada por muchos especialistas como definitiva conlleva una complicación posterior previsible, la sobresolicitación de articulaciones adyacentes y la aparición por tanto de osteoartritis. El estudio y aplicación posterior de elementos ortopédicos a medida es aconsejable.

En pacientes diabéticos con Charcot-Marie-Tooth es habitual ver, cuando la enfermedad cursa con varios años de evolución, una neuroartropatía la cual consiste en una actividad osteoclástica superior a la normal, es decir, destrucción ósea con la consecuente osteopenia y desestructuración del tarso.

La cirugía está por tanto indicada en pacientes con graves deformidades. De no tratarse pueden derivar en amputaciones futuras debido a complicaciones por la aparición de úlceras recidivantes.

Otros tipos de pie neurológico son los que se presentan en pacientes hemipléjicos y dipléjicos.

Este tipo de pacientes deben ser controlados durante largos periodos de tiempo debido a las variantes y posibles complicaciones futuras que pueden presentar los pies, la combinación de tratamientos quirúrgicos y ortopédicos es indispensable para mejorar en la medida de lo posible la calidad de vida de estos enfermos.

¿Quieres saber más? Habla con tu podólogo.

, ,
2018-09-14T17:01:59+00:00 14 septiembre 2018|