El 70% de los niños con Síndrome de Down padecen el llamado “pie en sandalia”

El 70% de los niños con Síndrome de Down padecen el llamado “pie en sandalia”

  • Desde el ICOPCV se ha explicado que es una afección que se caracteriza por tener el primer dedo más separado de lo habitual del resto
  • También han destacado que los niños con Síndrome de Down presentan bastante afectación en el pie como padecer hiperlaxitud ligamentosa, pie plano, dedos más cortos y un antepié muy ancho
  • Realizar revisiones podológicas desde edades muy tempranas es fundamental para evitar complicaciones derivadas de su propia fisiología

Con motivo de la conmemoración mañana jueves 21 de marzo del Día Mundial del Síndrome de Down, el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos (ICOPCV) ha destacado algunas recomendaciones que son fundamentales para cuidar los pies de las personas con Down, puesto que tienen unas condiciones muy características y presentan bastante afectación en el pie.

En este sentido, se ha asegurado que el 70% suele tener una afectación típica que es el llamado “pie en sandalia”. Ésta se caracteriza por tener el primer dedo separado del resto de los dedos, dando una imagen similar a la que tenemos cuando llevamos sandalias de dedo.

Desde el ICOPCV se ha afirmado, además, que el 80% de los pies de los niños con Síndrome de Down  presentan hipotonía (poco tono muscular) e hiperlaxitud de los ligamentos (son más elásticos de lo que debieran), lo que provoca que el hueso astrágalo no esté en una posición correcta y termina generando un pie plano o valgo por laxitud ligamentosa. También es muy común que inicien la deambulación de forma tardía, aproximadamente entre los 20 o los 24 meses y en algunos casos después.

Los niños con Síndrome de Down requieren una estimulación precoz para evitar consecuencias derivadas de su particular fisiología del pie. Por este motivo, realizar revisiones podológicas desde edades muy tempranas es clave para evitar futuras complicaciones derivadas de ese pie plano e hiperlaxitud ligamentosa”, ha explicado José Berna, podólogo y miembro del comité científico del ICOPCV.

Además, otro los rasgos más comunes es que suelen presentar dedos más cortos, pies más anchos, un pliege cutáneo plantar entre el primer y el segundo dedo y las uñas suelen ser engrosadas y cortas.

En el ámbito deportivo, existe un programa de salud en los juegos Special Olympics en los que participan muchos chicos y chicas con Síndrome de Down en diferentes modalidades deportivas, donde se les hace un análisis completo. Uno de los datos que hemos obtenido es que presentan la mayoría cierto grado de obsesidad y un pie plano que no les impide hacer deporte. Es interesante ver que precisamente esa obesidad puede potenciar el aplanamiento del pie”, ha subrayado José Berna.

Por lo que se refiere a los cuidados de sus pies, lo fundamental en las personas con Síndrome de Down es realizar revisiones podológicas continuas porque es la mejor forma de prevenir las consecuencias que va a tener ese pie plano laxo infantil. Además, debido a que su antepié es muy ancho, aparecen  hiperqueratosis o durezas en la zona lateral y es necesario que sean tratadas por un podólogo.

En relación al calzado y atendiendo precisamente a esta anchura del pie por su propia fisiología de “pie en sandalia”, el más adecuado es un calzado casual o deportivo.

 

2019-03-20T12:25:55+00:00 20 marzo 2019|