SÍNDROME DE PREDISLOCACIÓN (SPD): PATOLOGÍA INSIDIOSA Y SUTIL A NIVEL METATARSAL

SÍNDROME DE PREDISLOCACIÓN (SPD): PATOLOGÍA INSIDIOSA Y SUTIL A NIVEL METATARSAL

El dolor metatarsal es uno de los problemas más frecuentes que está presente en la población, fundamentalmente en el ámbito femenino, ya que se estima que hasta un 80% de las personas llegan a padecerlo alguna vez en su vida.

La mayoría de los pacientes son diagnosticados por un gran número de profesionales sanitarios de metatarsalgia. Consideramos la metatarsalgia; un síndrome inespecífico que engloba gran cantidad de patologías a nivel metatarsal, siendo de suma importancia, concretar el diagnóstico para poder ofrecer el tratamiento más adecuado.

El Síndrome de Predislocación (SPD) en la articulación metatarsofalángica (AMTF) es una causa común de metatarsalgia de etiología variada, que cursa con dolor a nivel plantar, afectando mayoritariamente a la segunda y tercera articulación. Éste síndrome se caracteriza por una inflamación idiopática, que desencadena un debilitamiento de las estructuras plantares (ligamentos colaterales y placa plantar), que son las encargadas de estabilizar la articulación y prevenir la subluxación/luxación articular. La edad de los pacientes con esta afectación oscila entre los 44 y 70 años.

CAUSAS

Todavía no existe una etiología clara, su causalidad es considerada multifactorial. Entre los factores predisponentes destacamos los traumatismos y microtraumatismos repetitivos, el calzado de estrecho con suela fina y de tacón, el aumento de la actividad, enfermedades sistémicas, alteraciones anatómicas y biomecánicas…etc.

DIAGNÓSTICO

Esta condición se caracteriza por un dolor plantar focalizado distalmente a la cabeza del metatarsiano de la articulación afectada. Otros signos clínicos que se observan en el SPD, es la presencia de edema plantar y periarticular que suele abarcar el área de la articulación lesionada. El dolor incrementa con la actividad; y con frecuencia muchos de los pacientes refieren como si tuviesen una piedra o bulto a nivel plantar sin haber tenido ninguna lesión previa.

La confirmación diagnóstica, se determina a través de una buena anamnesis, un examen clínico adecuado y con el apoyo de pruebas complementarias como la radiografía, ecografía y resonancia magnética.

El examen radiológico, sigue siendo una prueba práctica, económica utilizada por muchos clínicos. Permite revelar la existencia de cambios en la alineación de la articulación metatarsofalángica y sirve de gran ayuda en el diagnóstico diferencial con otras patologías como; la enfermedad de Freiberg, procesos artríticos y fracturas.

Otro método diagnóstico que actualmente está más en auge para evaluar las partes blandas y el estado de la placa plantar, es la ecografía. Mediante esta herramienta, se pueden observar características anormales de la placa plantar, que incluyen; pérdida del aspecto homogéneo, defectos ecogénicos en el fibrocartílago, presencia de signos de vascularización; además, permite también evaluar las distintas estructuras anatómicas de forma dinámica a diferencia de la resonancia magnética.

Existen varias clasificaciones basadas en hallazgos clínicos y pruebas complementarias que ayudan al profesional en la evaluación del estadio de la lesión y a establecer el grado de inestabilidad articular, para posteriormente poder aplicar el tratamiento más adecuado.

TRATAMIENTO

Las alternativas de tratamiento irán en función de la cantidad de dolor presente, el estadio y deformidad en que se encuentre la articulación y las limitaciones funcionales que presente el paciente. Tanto los tratamientos conservadores como quirúrgicos, irán encaminados a estabilizar y reducir las fuerzas compresivas y tensiles en la articulación afectada.

El éxito del tratamiento se debe a menudo a la combinación de varias modalidades terapéuticas. El objetivo del tratamiento conservador para el SPD es prevenir la progresión de la deformidad y aliviar la sintomatología

Entre los tratamientos conservadores para abordar esta lesión, tenemos: los vendajes funcionales, los soportes plantares, el calzado en balancín, las descargas metatarsales, los medicamentos antiinflamatorios, las ortesis de silicona, las infiltraciones ecoguiadas con diferentes tipos de medicamentos y la terapia física.

Es recomendable iniciar un abordaje mediante tratamiento conservador durante 3 a 6 meses para tratar la patología, antes de plantear la intervención quirúrgica.

Una vez se pierde la flexibilidad y reductibilidad en la articulación, es lógico pensar en intervención quirúrgica. La cirugía va destinada a restablecer la alineación articular y cualquier deformidad digital asociada.

Entre las opciones quirúrgicas se incluyen; liberación de los tejidos blandos, sinovectomía, artrodesis de la art, interfalángica proximal, transferencia del tendón flexor al dorso de la falange proximal, tenotomía del extensor o alargamiento, reparación de la placa plantar y los ligamentos, artroplastias y osteotomías metatarsales (osteotomías oblicuas de la cabeza y el cuello del metatarsiano, con o sin fijación, osteotomías tipo Weil…etc.

 

Fuente imágenes: Boscà Muñoz F. Variaciones baropodométricas en el antepié después de la aplicación de dos vendajes funcionales para el síndrome de predislocación (SPD). Tesis Doctoral. Universidad Catòlica de Valencia. Julio 2017.

 

Dr. Francesc Boscà Muñoz

Profesor Universidad Católica de Valencia (UCV)

Práctica Privada Clínica Podològica Dr. Boscà

, ,
2020-01-31T15:23:48+00:00 31 enero 2020|