PATOLOGÍA EXÓTICA DEL PIE: CUANDO LOS “PINRELES” SE VAN DE VACACIONES

PATOLOGÍA EXÓTICA DEL PIE: CUANDO LOS “PINRELES” SE VAN DE VACACIONES

La patología tropical y por tanto exótica del pie es rara de ver en el mundo occidental y precisamente por ello hemos de ser cuidadosos a la hora de viajar a determinados lugares donde podamos contraer alguna dolencia de las consideradas como raras.

También es cierto que el flujo migratorio actual, en un mundo tan conectado, hace que a veces nos lleguen casos con los que no estamos nada familiarizados, es por ello que hacer una introducción a este mundo puede resultar de interés a cualquiera que se pase por nuestro blog 😉

Para empezar, hay que considerar el hecho de que existen dos tipos de pies, a saber, aquellos adaptados, debido por razones culturales o por unas condiciones de vida austeras derivadas de la precariedad existente en un determinado país, muchas veces ambos factores están intrínsecamente relacionados. Este tipo de pie cuenta con una capa córnea extremadamente gruesa adaptada a ese medio y a esa dinámica y por tanto cuenta con una protección extra ante cualquier agresión externa.

Luego tenemos el pie no adaptado, como podréis imaginar se trata del pie del hombre occidental, protegido en países de elevada temperatura media como los tropicales con una sandalia y en el mejor de los casos un calcetín liviano. Es un pie más desprotegido antes cualquier lesión circunstancial e inherente al entorno.

El pie tropical, hace referencia a un conjunto de patologías englobadas en:

  • Filariasis (aquellas generadas por parásitos).
  • Micosis.
  • Úlceras tropicales.
  • Mordeduras de animales y traumatismos.

Se descartan aquellas de carácter hereditario, carenciales (problemas nutricionales), sistémicas infecciosas, etc. en las que el pie constituye únicamente una expresión de la enfermedad.

Explicaremos de forma somera las dos primeras:

Según la OMS existen unos 150 millones de personas afectadas por enfermedades filarias, de las que hay dos tipos, las filariasis linfáticas y dracunculosis con una expresión clínica exclusivamente podálica.

La filariasis linfática está producida por un gusano adulto que se aloja en los vasos y ganglios linfáticos, obturando las vías y dificultando cuando no interrumpiendo la circulación linfática distal, finalmente el paciente desarrolla un tipo de pie conocido comúnmente como elefantiasis glabra. Éstos desagradables seres se encuentran localizados principalmente en África y Asia.

La dracunculosis es otro tipo de filariasis ocasionada por el Dracunculus medinensis, localizada principalmente en África occidental, en un principio la infestación masiva pasa inadvertida hasta que el gusano hembra se prepara para poner sus huevos.

Aparece una pápula pruriginosa en una zona relativamente cóncava como puede ser la zona inframaleolar externa que acaba transformándose en una ampolla, debe drenarse para eliminar los embriones, finalmente suele observarse un cordón que es el gusano, el cual se va eliminando progresivamente. Esta enfermedad parasitaria está sujeta a complicaciones como la sobreinfección que da lugar a abscesos, etc.

En el caso de las micosis no nos referimos a las superficiales, las cuales son comunes y en las que los especialistas están habituados a tratar. Sin embargo las micosis profundas como los micetomas, constituyen un riesgo al tratarse de tumoraciones inflamatorias fistulizados ocasionados por un hongo. Visualmente se observan gránulos negros y a veces blancos. Una vía de acceso de esta infección es una herida ocasionada por un arbusto espinoso de tipo acacia.

Son infecciones localizadas en América Central, el sahel africano, sur de la India y el sudeste asiático.

Su tratamiento pasa por la exéresis del micetoma, lo que no está exento de complicaciones posteriores. La pauta antibiótica y antifúngica es esencial.

Estas patologías son extremadamente raras de ver en países europeos por lo que tratar con especialistas en enfermedades infecciosas tropicales es fundamental.

, , , , , , ,
2018-11-23T14:11:05+00:00 23 noviembre 2018|